Lunes 20 de enero del 2020
AUTONÓMICA
VALORES DEMOCRÁTICOS
MATERIALES DE DIFUSIÓN
Documento Base: Valores y Liderazgo Democrático
Lunes 20 de enero del 2020
Act ºC
ZONA DE DESCARGAS
Documento Base Valores y Liderazgo DemocráticoDocumento Base Valores y Liderazgo Democrático
Diapositivas Educativas: Valores y Liderazgo DemocráticoDiapositivas Educativas: Valores y Liderazgo Democrático

A+ | A- | Contraste       pdf

Documento Base: Valores y Liderazgo Democrático

 

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo abordará el tema del Liderazgo Democrático desde la perspectiva de los principios y valores éticos y políticos que consideramos fundamentales para desarrollar capacidades y competencias de futuros líderes, para influenciar positivamente los destinos de la sociedad en la que vivimos.

Para fines didácticos, dividiremos el tema en dos partes: una primera parte definirá la democracia como valor universal, forma de gobierno de mayorías e ideal de convivencia; sus características, el estado de derecho, los derechos humanos y los valores y principios universales como la libertad, la justicia y la equidad, la igualdad, la fraternidad y otros que han guiado e inspirado las constituciones de los Estados en el mundo entero. Luego, nos referiremos a las prácticas que estos valores generan y su contribución para el desarrollo de relaciones armónicas entre los miembros de una sociedad mediante el diálogo, el consenso; instrumentos imprescindibles para alcanzar la gobernabilidad democrática.

En una segunda parte, abordaremos el concepto del liderazgo democrático y mostraremos una serie de rasgos constitutivos del líder vinculados a su capacidad para ofrecer un “nuevo Futuro”, es decir, una opción o alternativa a su comunidad.

Definiremos que se entiende actualmente por liderazgo y el rol de los líderes en nuestras sociedades, sus características y cualidades el tipo de líderes que existen y por último, en una separata mostraremos el perfil de varios líderes del Siglo XX como Gandi, Churchill y nos centraremos de manera especial en Nelson Mandela, cuyo liderazgo evolucionó de tal manera que resume las cualidades y características que deben aprender los líderes en formación para mejorar la calidad del liderazgo democrático en los municipios de las 15 provincias del Departamento de Santa Cruz.

 

PRIMERA PARTE

DEMOCRACIA, ESTADO DE DERECHO, DERECHOS HUMANOS, VALORES, PRINCIPIOS Y PRÁCTICAS DEMOCRÁTICAS

 

DEMOCRACIA

Se define en términos modernos como valor e ideal normativo basado en el estado de derecho, como orden político asociado a  la libertad y al respeto de los derechos humanos, como forma de gobierno al que se llega con el coto de las mayorías y se gobierna incluyendo a las minorías y como ideal de armónica convivencia entre ciudadanos.

La democracia significa la elección libre y transparente de gobernantes – esa es la condición primera–, sin embargo,  fundamentalmente se refiere a una forma de organización del poder que coloca al ciudadano y a los derechos humanos, al centro. Esa es la esencia de la idea democrática y lo que  convierte a la democracia en si misma en un valor universal que integra dentro, sin valores éticos que la hacen deseable y la justifican como sistema político, ante alternativas opuestas como el autoritarismo o el totalitarismo. Hablamos de valores como la libertad, la igualdad, la justicia, la equidad, la tolerancia y otros que humanizan una sociedad.

En América Latina, la democracia vive el ciclo democrático más extendido en términos geográficos, el más profundo en términos de empoderamiento ciudadano y el más prolongado de su historia.

Cada vez más, entre los latinoamericanos, la democracia va cobrando un sentido más amplio; ya no sólo se trata de elegir a las autoridades mediante el voto, sino de ejercer cotidianamente una serie de derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales, o al menos de reivindicar y de exigir  abiertamente su ejercicio.[1]

Otro aspecto fundamental  a  considerar a tiempo de conceptualizar  la democracia, es que es una construcción permanente que no evolucionó, siguiendo un camino ascendente hasta nuestros días. Hubo subidas y recaídas, movimientos de resistencia, rebeliones, guerras  civiles, revoluciones. Durante algunos, siglos incluso se revirtió alguno de los avances anteriores.

Queda claro que no podemos contar con que las fuerzas sociales aseguren que la democracia siga siempre avanzando. […] La democracia, tal parece, es un tanto incierta. Sus posibilidades de consolidarse  dependen también de lo que nosotros hagamos. Con una adecuada comprensión de lo que exige la democracia y la voluntad de satisfacer sus requerimientos, podemos actuar para satisfacer las ideas y prácticas democráticas y, aún más, avanzar en ellas.[2]

 

ESTADO DE DERECHO

Está constituido por dos elementos: el Estado, como forma de organización política y el derecho, como conjunto de las normas que rigen el funcionamiento de una sociedad.

De esta definición podemos inferir que el Estado esta sujeto por una parte, a una Constitución como máxima expresión de su organización y derechos y por otra, a  las leyes que rigen toda  comunidad o sociedad organizada y concluir que  el poder del Estado se encuentra limitado por el derecho.

El Estado de derecho surge por oposición al Estado absolutista, donde el rey se encontraba por encima de todos los ciudadanos, concentraba todo el poder  y podía ordenar y mandar sin ningún otro poder que le hiciera contrapeso. Montesquieu en su famosa obra “El espíritu de las Leyes” establece como bases del equilibrio de una sociedad  la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, mediante un mecanismo de frenos y contrapesos para evitar el abuso y la concentración de  poder.

El concepto de democracia esta por tanto íntimamente ligado al concepto de Estado de derecho, ya que supone que el poder radica en el pueblo y este  lo ejerce cuando elige a sus representantes.

Es importante señalar sin embargo, que no siempre implica que en una democracia  exista un verdadero Estado de derecho. Un líder puede llegar al poder por vías democráticas y después abolir el Estado de derecho, como es el caso de Hitler en Alemania, Mussolini en Italia y otros líderes que no respetaron el Estado de Derecho, una vez asumieron el poder por el voto de las mayorías de sus pueblos.

Para poder afirmar que en un determinado territorio se rige por el estado de Derecho, se deben cumplir las siguientes condiciones:

Sujeción al ordenamiento jurídico, es decir a una Constitución y a las leyes fundamentales por las cuales los ciudadanos sean vistos en igualdad de derechos y obligaciones ante la Ley y se sometan y las acaten voluntariamente y sean tratados por igual frente a la justicia, incluso quienes gobiernen, deben someterse a las leyes y ser juzgados en igualdad de condiciones y sin excepciones a ningún individuo, por alto que sea el cargo que posea. *

Garantía de respeto y protección de los Derechos Humanos y Libertades fundamentales de los ciudadanos como  responsabilidad del Estado.

Separación e independencia de los poderes, legislativo, ejecutivo, judicial y electoral, lo que implica que deben encontrarse estos poderes limitados por la Ley.

Para ejemplificar estos conceptos, transcribimos párrafos extractados de un artículo[3] que define claramente, cuando un país merece o no el título de Estado de Derecho:

No puede llamarse Estado de derecho, al país donde en lugar de la Ley Fundamental, prevalecen el capricho y la arbitrariedad del gobernante autócrata. O donde, cada dos por tres, se alarga la lista de los ciudadanos encarcelados sin previo juicio. Y en donde fue posible que unos funcionarios públicos de segundo nivel, pudieran tejer por largo tiempo una red de extorsiones y otros delitos, sin que las autoridades superiores se enterasen…

…Y es que para merecer el título de Estado de derecho, los que mandan han de cumplir — cumplir y hacer cumplir— lo que manda la Ley Fundamental. Y no sólo esto; es necesario que la Constitución establezca con firmeza y claridad el gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo, como sentenció Abraham Lincoln.

Digamos, por fin, que el Estado de derecho es aquel en que los tres poderes del Gobierno, interdependientes y coordinados, representan al pueblo. Pues bien: no puede afirmarse que gobierne correctamente el pueblo cuando el que ejerce el mando absoluto, es quien impone su capricho, sobre una mayoría enmudecida. Y seguimos: gobernar para provecho propio de los que mandan y no en provecho del pueblo no merece el título de Estado de derecho. De hecho, será fácil encontrarle otros apellidos, por ejemplo, autocracia, dictadura, tiranía, y otros no menos repulsivos.

 

DERECHOS HUMANOS

Los Derechos Humanos surgieron de un profundo sentimiento ético, como una reacción humanística frente al clamor y el dolor de los pueblos sometidos a la tiranía, la exclusión y la extrema pobreza.

Son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición.

De acuerdo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, estos derechos poseen las siguientes características:

Universales e inalienables

Universales

Tiene igual validez moral y jurídica por lo que han sido contemplados de  en las Constituciones Políticas de la mayor parte de los países del mundo, así como en numerosos tratados internacionales constituyendo lo que se ha denominado el Derecho internacional de los Derechos Humanos que establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos de la sociedad.

Inalienables

Es decir que no deben suprimirse, salvo en determinadas situaciones y según las debidas garantías procesales. Por ejemplo, se puede restringir el derecho a la libertad si un tribunal de justicia dictamina que una persona es culpable de haber cometido un delito.

Poseen además una triple cualidad, son:

Indivisibles, interrelacionados e interdependientes:

Lo que significa que el avance de uno de estos derechos afecta el avance de los demás y viceversa; sucede con la privación de estos que afecta negativamente a los demás, sean éstos los derechos civiles y políticos, como el derecho a la vida, la igualdad ante la ley y la libertad de expresión; los derechos económicos, sociales y culturales, como el derecho al trabajo, la seguridad social y la educación; o los derechos colectivos, como los derechos al desarrollo y la libre determinación.

Adicionalmente son:

Iguales y no discriminatorios

La no discriminación es un principio transversal en el derecho internacional de derechos humanos. Está presente en todos los principales tratados de derechos humanos y constituye el tema central de algunas convenciones internacionales como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

El principio se aplica a toda persona en relación con todos los derechos humanos y las libertades, y prohíbe la discriminación sobre la base de una lista no exhaustiva de categorías tales como sexo, raza, color, y así sucesivamente. El principio de la no discriminación se complementa con el principio de igualdad, como lo estipula el artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Los derechos Humanos incluyen tanto derechos como obligaciones. Los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos.

La obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos.

La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos. En el plano individual, así como debemos hacer respetar nuestros derechos humanos, también debemos respetar los derechos humanos de los demás.

Se habla de derechos fundamentales cuando los derechos humanos han sido garantizados con rango constitucional, es decir que forman parte esencial del sistema político previsto en la Constitución de un país, vinculándolos a la dignidad de la persona humana y por tanto disfrutan de un estatus especial en cuanto a garantías.

PRINCIPIOS, VALORES Y PRÁCTICAS DEMOCRÁTICAS

Los principios y valores se refieren al propósito que se tiene en la vida. Si nos preguntamos  ¿Qué son los valores? surge la definición de que son aquello por lo que vale la pena luchar, lo que es correcto, o deseable, lo que es importante,  aquello que constituye la base de una vida digna. Los valores son los patrones que utilizamos para juzgar el comportamiento humano. Son concepciones abstractas pero que se reconocer en las decisiones y acciones de las personas.

La democracia existe gracias a los valores éticos que la hacen deseable y la justifican como sistema político ante alternativas opuestas como el autoritarismo o el totalitarismo. Valores como la libertad, la igualdad, la justicia, la equidad y la tolerancia, entre otros, son las piedras angulares de la ciudadanía y son fundamentales para el buen funcionamiento de las sociedades. De ahí su nombre de valores democráticos porque son esenciales y están ligados intrínsecamente a la democracia.

Los valores democráticos por tanto, son aquellos referentes universales comunes a cualquier país o nación que constituyen los cimientos sobre los que se edifica la vida de los ciudadanos en una sociedad.

Veamos las definiciones de estos principios, valores y prácticas que permiten avanzar y consolidar la democracia como el bien mayor que han encontrado los pueblos para gobernarse a si mismos.

LIBERTAD

Es la  facultad natural que tiene el  ser humano de comportarse en un sentido o  en otro o  de abstenerse de hacerlo, es la posibilidad de escoger entre distintas opciones y elegir realizar alguna de ellas. Es la capacidad para decidir su comportamiento y acción sin otra restricción que el respeto por los derechos humanos de otros y lo establecido en el sistema jurídico vigente. En  un sistema democrático, la  libertad se practica mediante derechos o “libertades” reconocidos y garantizados por la Constituciones Políticas de los Estados a las personas individual o colectivamente, siendo estos los siguientes:

Derechos Civiles

Son  los  que se refieren a la  personalidad del individuo, entre los principales se encuentran los derechos a la vida, a la libertad de pensamiento, de expresión, de culto, de reunión, de asociación y otros.

Todo gobierno que se declare democrático, deberá garantizar su protección y promoción.

Derechos  Económicos, Sociales y Culturales

Se refieren a la  promoción social del individuo. Entre los principales se encuentran el derecho al trabajo, al estudio, a la propiedad, a la salud, a la vivienda, al respeto y protección de la familia, a la ciencia y a la cultura, a la seguridad y a la asistencia social.

El Estado debe garantizar que existan las leyes y las instituciones para asegurar a los  ciudadanos el goce de estos derechos básicos.

 

Derechos Políticos

Se relacionan al ejercicio democrático-representativo de un Estado. Esto quiere decir, que los  ciudadanos tienen derecho de elegir y  ser electos, es decir de participar activa y  libremente en la determinación de la dirección política del Estado.

Cada ciudadano, políticamente activo, tiene el derecho de participar en la preparación y adopción de las decisiones colectivas que le atañen.

Derechos de los pueblos o de solidaridad

Son los que garantizan la libertad de los pueblos a conservar su identidad nacional y cultural, su derecho a la paz, a la pacífica posesión de sus territorios, a la conservación, protección y mejoramiento de su medio ambiente.

IGUALDAD

Es un valor que consiste en una misma condición de todos los ciudadanos ante leyes idénticas para todos, con los mismos derechos y garantías tutelados por una sola e imparcial administración de justicia y un mismo tratamiento por parte de todos los organismos de la sociedad y del Estado.

La igualdad jurídica y política de todos los ciudadanos es un valor universal de la democracia, constituye un derecho político de todo ciudadano”.[4]

“Todas las personas son iguales ante la Ley y tienen derecho, sin discriminación a igual protección de la Ley”.[5]

Bajo este principio fundamental se establece la igualdad política y jurídica que significa que en los procesos eleccionarios democráticos cada ciudadano vale un voto y ningún voto vale más que otro. De esta manera, en el momento de emitir los sufragios desaparecen las diferencias intelectuales, físicas o socioeconómicas, y cada votante tiene exactamente el mismo peso en los comicios, sin importar su ocupación, su sexo, su fortuna o sus capacidades personales.

La igualdad también se presenta como igualdad de oportunidades, que implica el derecho que tiene todo ciudadano de desarrollar libremente sus aptitudes y capacidades.

FRATERNIDAD

Virtud y valor universal que promueve los sentimientos de hermandad entre los seres humanos.

“Es esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones”[6].

JUSTICIA

El jurista romano Ulpiano define la Justicia como la “constante y perpetua voluntad de dar a cada quien lo suyo”. El hecho de que “sea constante y perpetua” posibilita la estabilidad del sistema en términos de seguridad, compromiso y paz. La justicia legal  se define como conjunto de reglas y normas que autorizan o prohíben algo y corresponde al Estado que la administra según las leyes.

Toda persona tiene derechos en condiciones de plena igualdad a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial para la determinación de sus derechos y obligaciones”[7]

EQUIDAD

Es un valor de connotación social que se deriva de lo entendido también como igualdad. Se trata de la constante búsqueda de la justicia social desde un trato igualitario. De ahí su importancia para la democracia. La tendencia a juzgar con imparcialidad y haciendo uso de la razón también se conoce como equidad. Esta disposición del ánimo se propone a otorgar a cada sujeto lo que se merece de manera complementaria de la justicia creando un equilibrio entre la justicia natural y la ley positiva.

La equidad debe alcanzarse en diversos ámbitos de la vida. En el aspecto económico o financiero, también se refiere a la justicia pero como justa distribución de la riqueza entre los miembros de una sociedad.

LEGALIDAD

Es la observancia del ordenamiento jurídico. La legalidad o primacía de ley es un principio fundamental conforme al cual el ejercicio del poder público debe estar  sometido a la voluntad de la ley y del derecho no a la voluntad de las personas.  Este principio es la base de la seguridad jurídica y fundamento moderno del Estado de Derecho ya que el este se somete al imperio de la Ley mediante la Constitución que lo obliga a cumplir las normas jurídicas en ella expresadas. La legalidad es un atributo y un requisito del poder. Un poder o un acto derivado de este, es legal si nace y se ejerce de acuerdo con las leyes.

“Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho aplicable”.

LEGITIMIDAD

Este principio es la base del poder político, y si bien implica  reconocimiento social o conformidad a una norma o mandato legal; al ser un puente de unión entre el poder y la sociedad, se convierte en una “institución invisible, como la confianza entre personas”, que por diversas razones nunca se adquiere plenamente de modo tal que obliga a quienes tienen o representan el poder y a la sociedad a desplegar nuevos comportamientos y adoptar nuevos valores para conservarla. La legitimidad se relaciona con el consenso es decir el acuerdo o el respaldo que brindan los miembros de una sociedad a decisiones o mandatos legales que deben adoptarse u obedecerse.

 

PLURALISMO

Supone el reconocimiento de la diversidad y la complejidad tanto de los individuos y los grupos que conforman una sociedad. Se expresa en la necesaria y pacífica coexistencia de las más diversas formas de ser y de pensar. En el ámbito político, el pluralismo significa la participación de distintos grupos sociales en la vida democrática y reconoce la legitimidad y la legalidad de diversas ideologías, visiones, planes y metas.

El pluralismo valora el disenso y el consenso democrático como principios esenciales e inquebrantables del sistema democrático.

TOLERANCIA

Es un valor de la democracia que se basa en la aceptación de  ideas, y opiniones distintas de las  propias, el respeto de la dignidad, identidad y cultura de grupos que componen una sociedad o  una comunidad y por tanto, el aprecio de sus creencias o prácticas aunque no  se  esté de  acuerdo con  ellas.

La Tolerancia consiste en la armonía en la diferencia. Es la virtud que hace posible la paz y contribuye a sustituir la cultura de guerra por la cultura de paz.[8]

TRANSPARENCIA

Es un atributo o cualidad que permite a llos ciudadanos tener más información clara y precisa sobre los actos del poder público

La transparencia como práctica democrática es un test revelador del buen funcionamiento del Estado, y esta estrechamente vinculada a la ética pública ya que promueve el comportamiento responsable de los servidores públicos. Las rendiciones de cuentas forman parte de una conducta transparente en la gestión pública.

ALTERNANCIA EN EL PODER

La alternancia en el mando o, poder es un elemento esencial de la democracia. Dado que esta es un sistema de instituciones que permanecen y representantes que cambian. La alternancia en el poder representa un cambio pacífico y democrático de un cargo electivo. Se da cuando existe garantía de las reglas del juego democrático, principalmente aquellas que rigen un proceso electoral basado en el sufragio universal, igual, libre y secreto. La continuidad indefinida en sus cargos del o de los mismos titulares del Ejecutivo, aún en el caso hipotético de que ello sea el resultado de un pronunciamiento electoral libre del pueblo, sin coacción ni fraude, es, en principio, un factor negativo y distorsionante para la democracia.

De estas definiciones sobre valores de la democracia es posible entender que la consolidación de un sistema democrático exige un aprendizaje colectivo del significado de valores como la libertad y la autonomía como derecho político al autogobierno, la justicia y la equidad en función deotorgar lo que corresponde para la pacífica convivencia en sociedad, la legitimidad como respaldo ciudadano, la legalidad de estar  conforme a las normas, la tolerancia que permite convivir y respetar a los que piensan y actúan diferente.

Un aprendizaje que lleva a reconocer derechos y obligaciones recíprocos; que conduce al pluralismo como aceptación de la validez y legitimidad de partidos y tendencias políticas diversas y a adoptar prácticas democráticas como la rendición de cuentas para aportar transparencia a las gestiones públicas. Un aprendizaje que exige comprender que en democracia funciona la regla de mayorías y minorías, por la cual los vencedores ganan elecciones con el voto de las mayorías pero deben gobernar incluyendo a las minorías en el entendido de que las mayorías eventuales siempre son parte y no el todo, y por consiguiente, deben respetarse plenamente los derechos de las minorías, incluido su derecho a volverse mayoría.

SEGUNDA PARTE

LIDERAZGO DEMOCRÁTICO

Para definir la palabra liderazgo es preciso acudir a la lengua inglesa para conocer que se deriva del vocablo “lead”. El verbo “to lead” se refiere a la capacidad de conducir hombres. Conducir como lo hicieran en el pasado los generales a sus soldados en las batallas, o aún antes, lo hicieran los visionarios conquistadores que condujeron misiones de conquista  de nuevos territorios.

De ahí que si: Líder es igual a Conductor, liderazgo es igual a conducción.

En la actualidad, el significado  hace referencia a conducir personas por un camino o una línea de pensamiento o creencia. La conducción de los líderes se entiende hoy, no en función de un lugar, sino de un ideal. Se trata del futuro. El  “Liderazgo”, se refiere al “arte” de conducir hombres y mujeres hacia el futuro deseable y los/las líderes son personas (o conjuntos de personas) competentes en este arte mediante el lenguaje y las emociones.

Al decir futuro deseable nos referimos a algo que aun no existe pero que deseamos lograr en un horizonte de tiempo y que depende en gran medida de las acciones que realizamos en el presente. Es decir que el futuro deseable para una comunidad son sus sueños y aspiraciones convertidas en una realidad palpable, pobreso, bienestar, empleos, seguridad social etc. Es entonces el resultado de una construcción colectiva. Por lo tanto, los/las líderes democráticosson personas o grupos de personas competentes en el artede conducir a una comunidad en la construcción de un futurodeseable por/para esa comunidad.

Se dice “arte” porque requiere del desarrollo de aptitudes y habilidades extraordinarias para encarar situaciones complejas o momentos difíciles y críticos en los que se prueba el liderazgo y los líderes dependerán de estas “competencias” para lograr conectarse con las personas.

Las más importantes de estas habilidades muchas veces referidas como “dones” son la palabra y la emoción.

Aquel que es capaz de llegar a las personas mediante una frase genuinamente motivadora y provocar una emoción es definitivamente un líder.

Estilos de liderazgo

Personajes de la historia del siglo XX, como Mahatma Ghandi, Winston Churchill o Nelson Mandela representan buenos ejemplos de líderes que supieron observar las frustraciones y deseos de sus comunidades y encabezaron procesos sustentados en la promesa de un mejor porvenir.[9]

La labor del líder consiste en establecer una meta y conseguir que la mayor parte de las personas deseen y trabajen por alcanzarla.

Existen distintas clasificaciones o estilos de los líderes, que se establecen a partir de diversos criterios. Cuando un líder es escogido por una organización, se habla de un líder formal. Los líderes informales, en cambio, emergen de manera natural o espontánea dentro un grupo.

La clasificación más difundida es aquella que refiere al vínculo entre el líder y los sujetos a los cuales influencia (es decir, sus seguidores) y pueden ser liderazgos democráticos, autoritarios y anárquicos.

Líder democrático,es aquel que, en primer lugar, fomenta el debate y la discusión dentro del grupo. Después toma en cuenta las opiniones de sus seguidores y recién entonces, a partir de estos criterios, toma una decisión.

Líderautoritario, en cambio, es aquel que decide por su propia cuenta, sin consultar y sin justificarse ante sus seguidores.

 Esta clase de líder apela a la comunicación unidireccional (no hay diálogo). Solo comunica sus decisiones.

Líder anárquico, suele adoptar un papel pasivo y entregar el poder a su grupo. Por eso no realiza un juicio sobre aquello que aportan los integrantes, a quienes concede la más amplia libertad para su accionar.

Características del o de la líder democrático (a)

Los grandes líderes políticos tienen estas características:

- Una conexión genuina con las preocupaciones y sentimientos de una comunidad.

- Saber interpretar, explicar dar sentido a esos sentimientos

- El ofrecimiento sincero de un futuro en el que las situaciones de frustración se superan.

- La motivación de estados de ánimo de esperanza y confianza para el presente.

- La capacidad de usar el poder con gran sentido de responsabilidad para mejorar las condiciones de vida de las personas o comunidades que representan.

- La capacidad para guiar hacia la meta trazada

Comportamientos de los/las líderes democráticos (as)

- Se interesan en conocer los problemas de la comunidad

- Conversan con todos/as sobre sus preocupaciones

- Buscan soluciones que representen a todos/as

- Respetan las opiniones aún si nos las comparten

- Toman decisiones en base al sentir de la mayoría

- No tienen  intereses personales

- No dan órdenes, consultan, concertan y  llevan a la comunidad  a realizar lo que mejor les convenga

 

Cualidades del líder:

Se reconocen en un líder el conocimiento, la confianza, la integridad y fundamentalmente el carisma para inspirar a sus seguidores.

Los mejor líderes democráticos son:

Visionarios, capaces de anticiparse a comprender las situaciones conflictivas y ofrecer soluciones.

Apasionados, que contagian su emoción y han desarrollado una especial capacidad de comunicación para la acción concreta, que saben además escuchar y  generan confianza y motivación para emprender las tareas que se requieran realizar.

Consecuentes, es decir que prefieren alejarse de la demagogia y de las promesas que no se cumplirán, y plantear que habrá muchas dificultades para alcanzar los objetivos que se persiguen, pero que los lograrán con  dignidad, solidaridad y espíritu de grupo.

Los motivadores que saben generar emociones, que crean convicción  para ofrecer los mayores esfuerzos para cambiar su situación a partir de una aspiración colectiva de días mejores.

Conclusiones

Los Líderes democráticos son conductores y guías naturales de una sociedad hacia su mejor destino. Ellos son los que en el presente y de manera muy especial en el cercano futuro serán responsables de encaminar importantes procesos de transformación y acompañarlos hasta ver completada la obra democrática que trazaron junto a sus seguidores.

Bolivia, como país y Santa Cruz como departamento, requiere enfrentarse a grandes desafíos desde sus comunidades y municipios de la mano de líderes democráticos capaces de establecer una conexión genuina con los anhelos que experimentan los miembros de nuestra sociedad; capaces de interpretar sus emociones de manera adecuada y elaborar propuestas para cambiar la frustración, por la esperanza de progreso y desarrollo de manera inclusiva, equitativa y solidaria.

 

Bibliografía


[1] Los caminos diferenciados de la democracia en América Latina / Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Organización de los Estados Americanos- Bolivia: Plural. PNUD, OEA, 2011

[2] La democracia en América Latina: hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos. -  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD - 2a ed. - Buenos Aires :Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, 2004.

[3] Bolivia: Bajos índices de Estado de Derecho. La Razón / José Gramunt de Moragas. 5 de diciembre de 2012

[4] Pacto de San José. 1969 – Artículo 23

[5] Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, Artículo 7

  Pacto de San José -  Artículo 24

[6] Declaración Universal de los Derechos Humanos 1948 – (Prólogo)

[7]Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 - Artículo 10

[8] Declaración de Principios de la UNESCO de 1995

[9] Ver resúmenes biográficos en separata “ Tres líderes democráticos del Siglo XX”

Atención en horario continuo: lunes a viernes de 8:00 a 16:00 Telf 3636001
Av. Omar Chávez Ortíz Esq. Pozo. NIT 176634026
2020 © Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz. Todos los derechos reservados | Condiciones de uso y Políticas de Privacidad