Lunes 11 de noviembre del 2019
EQUITATIVA
INCLUSIÓN SOCIAL
PUEBLOS INDÍGENAS
Las Políticas Públicas
Pueblo Guaraní
Pueblo Chiquitano
Pueblo Guarayo
Pueblo Ayoreo
Pueblo Mojeño
Avances de la Gobernación para indigenas (DPIN)
Proyectos de ambito departamental con cofinanciamiento indigena
Lunes 11 de noviembre del 2019
Act ºC
A+ | A- | Contraste       pdf

Politicas

Las Políticas Públicas

A MANERA DE INTRODUCCIÓN

El rescate de nuestros valores tradicionales e históricos, – “ …….   la gran familia, la solidaridad vecinal e interpueblos, el apego a la tierra, la felicidad como objeto de la vida, el respeto al derecho ajeno, la tolerancia, la hospitalidad como ley, el gusto por la comida, la ritualidad doméstica, la percepción cíclica y tradicional del tiempo y todo lo demás”, que como fuente primigenia cultural del ser cruceño,  heredamos e irradiamos a todo el departamento y sus pueblos, nos ha permitido construir una clara orientación estratégica y, en su conjunto, nos demandan  esfuerzos articulados, convergentes y complementarios entre sí; y,  con otras iniciativas (públicas o privadas) del entorno, en el marco de este proceso  de transición política. Seguimos en la brega de  posicionar en la agenda pública y al interior de los servicios que presta el nivel de Gobierno Departamental, los Gobiernos Municipales y el Gobierno Nacional, sentido y las proyecciones de un proyecto de modernización democrática y la generación de compromisos para el desarrollo económico inclusivo  con la participación de todos los pueblos y sectores interesados.  

Para ello seguimos generando escenarios abiertos a la construcción de procesos de concertación donde la pacífica convivencia, el dialogo abierto y un adecuado alineamiento de intereses,  sean las herramientas y mecanismos necesarios para administrar ordenadamente nuestros disensos.

Asimismo estos escenarios nos llevan a debatir y discutir  aquellas estrategias para minimizar las interpretaciones partidistas y sectoriales sesgadas, etnocentristas e interesadas y  evitar que los nuevos tejidos institucionales que surjan en este  periodo de adaptación constitucional nos deriven en diversos tipos de sometimiento,  avasallamiento cultural y transculturación, basándonos en nuestros conocimientos ancestrales y  perfeccionando estrategias cada vez más inteligentes y estructuradas, que van desde asentarnos  en lugares boscosos inaccesibles hasta mimetizarnos  en las propias urbes,  manteniendo nuestras  condiciones culturales.

El desafío actual esta en conducir adecuadamente este nuevo proceso de sincretismo el cual tendrá que redefinirse y debemos reactualizar los patrones de una cultura que se rearticula permanentemente, en la medida que podamos seguir manteniendo la  libertad y autonomía de cada pueblo. Es decir, seguimos y seguiremos luchando para no ser victimas del filtro homogenizador de la globalización y  seguimos en la brega de frenar el avance depredador y descontrolado de la frontera agrícola y  de la colonización andinocentrista,  que nos lleva a puntos de alta tensión y conflictividad permanente, con múltiples frentes, principalmente en lo que se refiere al acceso y manejo de  tierras, pero sin cejar en la batalla por salir de la pobreza material y el marginamiento económico y comercial en el que nos encontramos.

EL POSICIONAMIENTO PRODUCTIVO

Inicialmente creemos importante entender colectivamente que,  nosotros  los pueblos indígenas de las Tierras Bajas y Amazonía llevamos siglos  adaptándonos bien a nuestros  medios ecológicamente frágiles en la mayoría de los casos. Además, tenemos  muchos conocimientos ancestrales acerca de los recursos naturales que nos rodean y con mucha frecuencia adoptamos métodos y tecnologías  muy complejas para gestionar nuestro  hábitat de manera sostenible.  Nos consideramos a nosotros mismos como parte integral de la naturaleza en lugar de considerar a ésta como objeto exclusivamente de dominación y explotación estrictamente comercial.

Por eso, nuestras culturas son la base de nuestro desarrollo, a contramarcha de la creencia común de que tenemos que deshacernos de ella para siquiera poder pensar en acceder a los “beneficios”? que nos trae el progreso.

Nuestra racionalidad económica no es “estrictamente”  de acumulación sino de relación armónica con el entorno y uso convivencial y racional  de los recursos naturales para el bienestar de toda la comunidad. Por lo tanto en nuestra economía rigen los principios de reciprocidad y redistribución para que todos los miembros de la comunidad (en la medida de todas las posibilidades) tengan acceso a las mismas oportunidades  de bienestar.

Y en ese sentido hacemos parte de la gran mayoría de la gente boliviana que esperamos soluciones que nos  proyecten hacia delante, más que hacia la “derecha” o la “izquierda”.  Nosotros, los indígenas  asentados en el territorio del departamento de Santa Cruz y que ostentamos innegablemente,  alarmantes indicios de pobreza material, que se reflejan en los negativos indicadores sociales, creemos que para re-encauzar productivamente al país y salir de la pobreza, las medidas necesarias,  parten evidentemente  por evaluar, mejorar y eventualmente substituir los modelos productivos, promoviendo los modelos de desarrollo con una economía inclusiva.

Los pueblos, aspiramos tan solo a vivir con razonables expectativas de un mayor bienestar que se traduce  en acceso a oportunidades de empleo o de ingreso digno, una vejez segura y confianza en un futuro para los hijos. Y queda evidente que  el desempeño de la economía boliviana en el último medio siglo y las tendencias  de los principales indicadores  alternativos con que se desarrolla este análisis, demuestra que no estamos avanzados en esa dirección.

Por ello desarrollamos un modelo que  parte del principio fundamental de  la creación de un sentido de ciudadanía indígena, que bajo  premisas de identidad de carácter interétnico recoge códigos simbólicos indígenas y aquellos gestados en la modernidad. Las bases del Modelo contienen  un sentido subjetivo de constitución de ciudadanía indígena en función de las capacidades  (actuales y proyectadas) que se insertan  a nivel de la sociedad en su conjunto, generando relaciones no sólo entre el Estado tal como esta concebido hasta hoy (Gobierno Central, Gobierno Departamental, Gobiernos Municipales, Poderes del Estado) y los indígenas sino también entre los indígenas y los «no indígenas». Entendiendo  ciudadanía como un espacio de memorias y conflictos, donde se requieren símbolos, signos, mitos, intercambio de sentidos e inclusive momentos de reminiscencias, fundamentada en derechos y deberes,  el modelo nos integrará:

1º) Para afirmarnos  como sujetos de derecho tanto en la sociedad cruceña como en la boliviana en general y;

2º) En un sistema de generación y redistribución de riqueza que nos garantice como pueblos,  estándares mínimos de vida digna.

Los pueblos indígenas de tierras bajas de Santa Cruz, contamos con algunos bienes, algunas dotaciones del recurso tierra, manos y cerebro. Vale decir contamos con capacidad de trabajo

Elaboramos  una propuesta de producción, comercialización, investigación y desarrollo  cooperativa,  que mediante procesos de puesta en valor de cada uno de los eslabones, propone el desarrollo de cadenas productivas ambiental y económicamente sostenibles, que aliado a la inversión social publica y privada nos permita mantener un manejo altamente sostenible de los recursos de nuestro entorno natural ambiental y el mejoramiento de nuestras condiciones de desarrollo humano. Vale decir  “bienhacer”   para  “bienestar”

Este modelo se fundamenta en la resolución de algunos hitos  importantes y que con su desarrollo (aunque sea gradual) son el sustento de cualquier desarrollo armónico y equilibrado:

  1. Seguridad jurídica sobre la tenencia de la tierra que demuestre el uso en una función económica o social y distribución de las improductivas a quienes no la tienen o la tienen de manera insuficiente. Por una razón de equidad social las tierras deben ser distribuidas primeramente a los habitantes del departamento, que puedan probar sus capacidades y vocaciones productivas para hacer producir de manera sostenible las tierras. Respeto de las tierras de las comunidades indígenas y fomento a actividades productivas de acuerdo a nuestras  tecnologías propias en sinergia con las tecnologías actuales.
  2. Respeto en la utilización de la tierra según su capacidad de uso mayor,  fomentando actividades como el aprovechamiento forestal, reforestación, foresteria, servicios ambientales, captura de carbono, ecoturismo, aprovechamiento de la biodiversidad. Fomento del aprovechamiento legal en la actividad forestal.
  3. Respeto de las servidumbres ecológicas para garantizar la provisión de agua subterránea, los ciclos hidrológicos y  la protección de  las cuencas para evitar desbordes,  inundaciones, el deterioro gradual de la tierra y hacer sostenible las reservas para nuestro crecimiento poblacional (indígena y no indígena).
  4. Mejoramiento intensivo de  la productividad agrícola con la aplicación de técnicas de manejo de suelo, uso de semillas de calidad e incorporación de tecnología adecuada a nuestros entornos ambientales y ecosistemas, privilegiando la utilización de técnicas de manejo de cultivos que requieran poco o nada de insumos externos.
  5. Reinversión de los excedentes económicos en la economía indígena, mediante la diversificación productiva con sistemas integrales, incentivo al consumo, y reinversion en el crecimiento empresarial cooperativo indígena.

Nuestro modelo necesariamente debe enfocar un proceso de amortiguación, (por así decirlo) entre el modelo de mercado (que aparentemente aun tiene una larga sobrevida)  y el modelo de economía indígena, al cual hemos denominado Economía Intercultural, y que es una estrategia que articula la economía indígena a la economía de mercado (cualquiera sea éste), definiéndose un traslape entre las dos esferas en la cual vamos a  desarrollar iniciativas de desarrollo que potencian las ventajas comparativas de la cultura indígena. Es el espacio donde se facilitaran las oportunidades genuinas de participación, y promuevan la toma de decisiones y el empoderamiento de la población a ser beneficiada, no sólo en la ejecución de los programas y proyectos, sino también en su identificación y diseño, pero tomando como base fundamental el aumento en los ingresos de la familia indígena. Asimismo es el espacio ideal para el encuentro de los dos conocimientos: el empírico indígena con su cultura y su desarrollo tecnológico; y el conocimiento de la modernidad y los avances tecnológicos de la última generación, y donde se gestaran  los procesos culturalmente adecuados de asistencia técnica.

PRINCIPALES LINEAS DE ACCION DEL PLAN

Asistencia Técnica

La dependencia de los recursos no renovables, (patrón de desarrollo basado en pocos actores y pocos sectores) hace con que la mayor parte de la economía boliviana, donde se encuentra la economía indígena, no genere empleos de calidad (empleos dignos) o ingresos dignos para las mayorías. Por otro lado, y con mayor énfasis, cuando se trata del desarrollo de los pueblos indígenas,  no  puede enfocarse una actividad productiva aislada de las otras. Es decir los programas agrícolas  pecuarios deben considerar los impactos y relación con las actividades de cacería, recolección y otros, que son parte del activo social cultural de los pueblos indígenas. Es la búsqueda de un inicial equilibrio entre ingresos y seguridad alimentaria. Por tanto todos los procesos de Asistencia Técnica deben tomar en consideración estos parámetros tomando en cuenta fundamentalmente la creación de espacios adecuados donde el modelo de economía indígena, (denominado Economía Intercultural), y que es una estrategia que articula la economía indígena a la economía de mercado (cualquiera sea este), definiéndose un traslape entre las dos esferas en la cual se desarrollaran  iniciativas de trabajo productivo y  que potencian las ventajas comparativas de la cultura indígena. 

Alianzas Estratégicas

La Alianza Estratégicaes un entendimiento que se produce entre dos o más actores sociales diferentes, quienes gracias al diálogo y a la detección de objetivos de consenso, pueden definir un Plan de Acción conjunto para lograr beneficios de mutua conveniencia.
Una Alianza Estratégica bien articulada, basada en un plan conjunto, con metas claras y el reparto equitativo de utilidades, imágenes y prestigio (institucionales o políticas),  sirve  para mejorar la integración social y para propiciar formas de participación más eficaz. Si las alianzas estratégicas se multiplican, será más fácil entenderse entre los distintos sectores; la gobernabilidad será más simple y eficiente; la coordinación práctica de actores diferentes será más fluida y efectiva; y se incrementarán las posibilidades de  mejorar la información, la participación en las decisiones, en las acciones y en los beneficios, por parte de todos los sectores.

En la búsqueda de  mejorar la calidad de vida y dar mejores oportunidades de desarrollo humano a todos los miembros de la sociedad,  las alianzas estratégicas son  un factor clave en el desarrollo integral del mundo indígena.

Las alianzas previstas deberán  ser de tipo público - público (por ejemplo: entre instancias de la propia Gobernación  como DIPIN  y CIAT-SEDAG o entre Gobernación  y Municipios) o publico-privadas, en asociaciones de tipo Join Venture, entre la estructura publica (Ej. Gobernación  y Municipios) y privados (ej. pueblo {comunidad}indígena o pueblo {comunidad}indígena y empresas  privadas)

Investigación

Se refiere a procesos de investigación-acción agropecuaria, con enfoque en productividad, antropología social y desarrollo productivo; desarrollo de circuitos comerciales, economías alternativas basada en servicios ambientales, ecoturismo, desarrollo forestal, biocomercio y agricultura orgánica,expansión del mercado orgánico, mercado justo,  entre otros aspectos.

PROPOSITOS

Los PROPOSITOS  de nuestro modelo son:

  1. Incrementar aceleradamente la productividad del trabajo indígena, favoreciendo el aumento del Valor Agregado y la mayor participación de las remuneraciones (o ganancias familiares y colectivas)  en éste Valor.
  2. Fortalecer, construir y validar la institucionalidad (bases normativas, políticas y organizaciones para hacerlas cumplir; y,  todos los instrumentos y herramientas pertinentes) para asegurar que el aumento de la productividad se refleje en el aumento del  nivel de ingresos por cada familia indígena lo que  supone eliminar barreras y los altos costos de transacción que afectan directamente al Valor Agregado y a la Productividad Indígena.      
  3. Desarrollar  políticas  que promuevan el crecimiento de la economía indígena, a partir de estrategias intensivas en empleos para los indígenas (y no indígenas) urbanos,  mediante la agregación de valor a los productos agrícolas, forestales y artesanales  desarrollando estructuras de ciclos comerciales y mercados sostenibles.
  4. Desarrollo de un modelo de redistribución social y comunitaria que permita hacer sostenible el  Desarrollo Humano de las familias indígenas, tomando como la base de su sostenibilidad el aumento de los ingresos por cada familia, que coadyuvara a la inversión publica en el área social.
  5. Incidir positivamente en todos los escenarios y ámbitos de negociación para la construcción de las bases jurídicas de aplicación de la Nueva Constitución Política del Estado, promoviendo nuestra visión sobre el Desarrollo Productivo y Económico Indígena como base de la Autonomía Indígena, en el marco de la Autonomía Departamental.

Por ello propugnamos la creación inicialmente de instancias organizativas, al interior del Gobierno Autónomo Departamental, que permitan arbitrar los derechos subjetivos de los ciudadanos y colocarse  en posiciones activas frente a los déficits sociales. Esta instancia permitirá también incidir en la estructura departamental  para que los derechos indígenas de los cinco pueblos con representatividad departamental no sean entendidos por nadie como derechos de "segundo orden" frente a otros principales.  Con esto se  pretende  que las políticas de desarrollo indígena, diseñadas por la administración pública, se entrelacen, se integren con el resto de instrumentos políticos, administrativos y operativos   a disposición en la estructura departamental.

Atención en horario continuo: lunes a viernes de 8:00 a 16:00 Telf 3636001
Av. Omar Chávez Ortíz Esq. Pozo. NIT 176634026
2019 © Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz. Todos los derechos reservados | Condiciones de uso y Políticas de Privacidad